Como fiel seguidor de mis instintos y amante de la autenticidad, creo en las realidades de la vida y en perseguir la felicidad… Considero que la vida esta llena de caminos y puertas por recorrer y abrir. Pero la interrogante siempre será, si la puerta o el camino que tomamos es el/la correcto/a y es el/la que tenemos predestinado/a para nosotros mismos?

Es imposible tener la respuesta correcta a esto, ya que los seres humanos, nos llevamos de la situación o la ocasión que se nos presenta en el momento… Para esto creo firmemente en que la decisión que tomamos es la adecuada, siempre y cuando seamos íntegros con nosotros mismos y no afectemos a nadie con esto.

Hace unos meses recibí un escrito de una persona, este me llego en el momento justo, ya que estaba atravesando por una situación. Este problema, me hizo disminuir mi capacidad de respuesta a las adversidades y me hizo vulnerable para afrontar las envestidas que se me venían encima en ese momento. Este escrito lo hice parte de mi rutina diaria, mi credo, mi nuevo sentido vida. Comparto con ustedes las mismas, ya que si creemos en algo con fuerza seguro que lo alcanzamos….

“Prométete”

Ser tan fuerte que nada pueda perturbar tu paz mental.

Hablar sano, con alegría y prosperidad a cada persona que conozcas.

Hacer que todos tus amigos sientan que hay algo que vale la pena en ellos.

Ver el lado positivo de todo y haz que tu optimismo se haga realidad.

Pensar sólo en lo mejor, trabajar sólo para lo mejor y esperar sólo lo mejor.

Ser tan entusiasta con el éxito de los demás como tú eres con el tuyo propio.

Olvidar los errores del pasado y seguir adelante para alcanzar las metas del futuro.

Usar una expresión alegre en todo momento y dar una sonrisa a todos los seres vivos que conozcas.

Dar tanto tiempo para mejorarte a tí mismo, que no tengas tiempo para criticar a los demás.

Ser demasiado grande para las preocupaciones, demasiado noble para la ira, demasiado fuerte para el miedo y demasiado feliz para permitir la presencia de problemas.

Pensar bien de ti mismo y proclamar este hecho al mundo, no en voz alta, pero si en grandes obras.

Vivir con fe de que todo el mundo está de tu lado, siempre y cuando seas fiel de lo mejor que hay en ti.

Además, es importante saber recibir estas cosas que estamos deseando. Como nos dice Rhonda Byrne en su libro “El Secreto”; No es solamente desear las cosas, pues quizás tenemos las herramientas y estamos preparados para ello… Es saber recibir lo que pedimos.

Concluyo mis líneas, afirmando que el verdadero sentido de la vida… se lo damos cada uno de nosotros con nuestros actos y pensamientos. Somos protagonistas y villanos en nuestras historias, salimos con éxito y derrotados de nuestras batallas y surcamos los caminos abriendo nuestras puertas, para así de esta manera, dejar nuestras propias huellas y un legado en nuestras propias vidas…

-Miguel-